top of page
  • Foto del escritorMiguel González Graniel

3 mitos que no te permiten empezar a escribir un blog

Uno de los principales objetivos en las estrategias de Marketing Digital para cualquier empresa, es la creación de un sitio web con la autoridad que le permita a los consumidores confiar en el contenido que se publica en él. Un blog nutrido es sinónimo del dominio del tema y la experiencia de cada empresa, por lo que mantenerlo actualizado nos otorga un voto de confianza ante un mercado saturado de oferentes del mismo producto o servicio.

Para el escritor amateur, uno de los principales problemas que a menudo se le presentan es la incapacidad de mantener cierta regularidad en sus hábitos de publicación.

El cursor parpadeante siempre es un juez severo que demanda en cada línea lo mejor de tu arsenal literario; un juez que no es fácil de satisfacer, especialmente si eres un escritor perfeccionista.

No es raro pasarnos horas enteras esperando que la inspiración divina descienda de las nubes para posarse en nuestro cerebro atrofiado por la sobreexposición de información y la comida chatarra.

Domar a la bestia del bloqueo creativo no es fácil, para esto, hay muchas técnicas que nos permiten ejercitar la pluma de mejor manera, pero también existen algunos mitos que, lejos de ayudarnos, nos llevan por un camino lleno de fechas de entrega vencidas y telarañas en los papeles.

En esta ocasión, quisiera enfocarme en 3 mitos que tuve que dejar de creer para ver un avance significativo en mi producción de textos:

  1. Escribir en un ambiente callado ayuda a que te concentres.

  2. La rutina perjudica la creatividad.

  3. La escritura es consecuencia (únicamente) de la inspiración.

Mito 1.- Escribir en un ambiente callado ayuda a que te concentres

Para muchos, escribir en una cafetería o en un bar tiene connotaciones románticas de una época en que los escritores podían pasar horas vaciando tinteros y tarros de cerveza o tazas de café. Otros muchos creen que un ambiente en silencio es la mejor opción para concentrarse. En esta ocasión, dejaré que la ciencia tome la palabra.

Estudios sugieren que en comparación con ambientes con un nivel mínimo de ruido (50 dB), las personas que se encuentran en lugares con un nivel de ruido moderado (70 dB) tuvieron un mejor desempeño en tareas creativas, mientras que lugares con un alto nivel (85 dB) se vieron perjudicados.

Los científicos mencionan que lugares con ruido moderado crean suficientes distracciones para hacer que las personas piensen con mayor imaginación

La siguiente tabla es una guía con varios escenarios y el nivel de ruido que puedes encontrar en ellos.Fuente de ruidodecibelesDespegue de un jet (a 25 metros)150Cubierta de un portaaviones140Sierra eléctrica.120Bocina de un automóvil a un metro de distancia; concierto de rock en vivo (108 – 114 dB).110Motocicleta, tractor de granja, camión de basura.   Boeing 707 a una milla náutica (6080 pies) helicóptero a 100 pies (100 dB).100Auto de pasajeros a 104 km/h a 7.63 metros (77 dB); audio de la radio o TV-, aspiradora (70 dB).70Conversación en un restaurante, oficina.60Biblioteca, pájaros trinando (44 dB).40Susurros20Respiración10

Escribir en este tipo lugares no sólo nos puede ayudar a salir de nuestra zona de confort y a esclarecer nuestras ideas, sino que el ruido moderado en los mismos puede ser un factor que estimule tu creatividad.


Si aún no te convences, recuerda que Hemingway escribió Big Two Hearted River y The Sun Also Rises en el café parisino Closerie des Lilas.

Mito 2.- La rutina perjudica la creatividad

No es raro encontrar muchos carteles circulando en internet hablan de la rutina como un enemigo de la creatividad; como una especie de grillete que nos ancla a la tediosa mundanidad de la vida diaria.

Sin embargo; debemos dejar de ver a la rutina como una caja de arenas movedizas en donde la creatividad se ahoga, y empezar a verla como un ritual que nos prepara para afrontar nuestro siguiente párrafo.


Toni Morrison menciona que el ritual de los escritores es una forma de aproximarse a ese lugar en donde esperan hacer el “contacto” y convertirse en el “conducto”. Su ritual consiste en levantarse cada mañana, preparar una taza de café y ver el amanecer.


Haruki Murakami tiene su propia rutina. Cuando está escribiendo una novela se levanta cada mañana a las 4am y escribe durante 5 o 6 horas, en la tarde corre 10 km o nada 1500 metros, para luego leer o escuchar música y estar en cama a las 9pm. Murakami menciona que es muy importante mantener esta rutina porque “la repetición por sí misma se convierte en la cosa importante; es una forma de hipnotismo. Yo me hipnotizo para alcanzar un estado de la mente más profundo”.

Viéndolo desde estas perspectivas, los rituales se convierten en una meditación que nos permite abordar tareas con una alta carga intelectual de una forma más dócil.

Mito 3.- La escritura es consecuencia (únicamente) de la inspiración

Uno de los principales errores del escritor principiante es creer que los tinteros son fecundos gracias a la inspiración y a la creatividad de una persona. Si bien es cierto que juegan un papel importante, su peso específico en tu productividad dista mucho del principal atributo que puedes tener como escritor: “La disciplina”.


Al respecto, Neruda nos provee la mejor lección en este ámbito. En una ocasión, escribiendo en “La Sebastiana”, una persona que lo visitaba le comentó mientras veía la pila de papeles escritos en el escritorio del poeta, “lo que es la inspiración”, a lo que él le respondió, “no, lo que es el oficio”.

Las letras son como los músculos, hay que ejercitarlas todos los días para empezar a ver cambios paulatinos en la calidad de tus textos. Escribe de todo, escribe lo que sea, pero escribe. Con el tiempo te darás cuenta que tus dedos empiezan a moverse de forma mecánica y tu cerebro te alimenta una frase tras otra.


No te preocupes si tus textos no son muy buenos al principio, escribe con libertad y edita con rigor. 

Y como siempre, gracias por leer.

3 visualizaciones0 comentarios
bottom of page